Azulín, azulado                                                                                                                                                                                                         Texto e ilustraciones Raquel DR.    Editorial 

 

La abuela Soledad que no tenía nietos ni visitas, solía tomar el té con su sombra. Su jardín, en el que antes jugaban los niños, estaba abandonado.

Un día llamó a su puerta un perro que recitaba poesía...